Fracturas de astrágalo

Las fracturas de astrágalo son lesiones muy graves, que ocurren por caídas o accidentes de tráfico. El astrágalo es un hueso del tobillo que forma parte del engranaje que une la pierna el retropié y el antepié, por lo que el tratamiento quirúrgico es generalmente necesario para conseguir una reducción anatómica y evitar deformidades y limitaciones importantes en la articulaciones que forman dicho engranaje. Para el diagnóstico se precisa de un estudio radiológico y un TAC en la mayoría de ocasiones.

En deportistas son más frecuentes las lesiones parcelares de este hueso, como las fracturas-arrancamiento de la apófisis externa y que pueden confundirse con esguinces graves de tobillo.

Se deberá intentar la reconstrucción anatómica y estabilización con tornillos e implantes.

A pesar de ello las complicaciones por la afectación de la circulación del hueso por el traumatismo pueden provocar alteraciones como la necrosis ósea y que en ocasiones puede conllevar a una fusión de las articulaciones (artrodesis).