Metatarsalgia

La Metatarsalgia es el dolor en la zona anterior del pie (antepié), a menudo descrito coma caminar sobre piedras o como tener una piedra en el zapato.

Sin embargo, existe una variedad de posibles causas de metatarsalgia y en consecuencia el tipo de dolor también varía. Mientras que algunas personas describen el dolor localizado a uno o dos dedos de los pies, otros lo describen como generalizado o ardor. El dolor generalmente es al caminar o al estar en pie, y puede acompañarse de callosidades y deformidad de los dedos.

Existen múltiples causas de metatarsalgia, por lo que el cirujano debe realizar una cuidadosa evaluación para decidir un diagnóstico y tratamiento correctos.

Las causas más frecuentes son:

  1. Problemas mecánicos:
    • Sobrepeso
    • Hallux Valgus
    • Hallux rigidus
    • Sobrecarga deportiva
  2. Problemas inflamatorios:
    • Artritis
    • Gota
  3. Lesiones óseas:
    • Fracturas de estrés
    • Traumatismos
  4. Problemas neurológico: Neuroma de Morton

Encontrar el diagnóstico correcto y, por tanto, causa de la metatarsalgia es esencial para asesorar sobre el tratamiento correcto. A veces más de un diagnóstico está presente. Para ello es necesario una completa exploración y pueden ser necesarias otras exploraciones complementarias como radiografías, estudios de resonancia magnética (RM) o TAC.

Sólo cuando se ha hecho el diagnóstico se puede iniciar el tratamiento.

La mayoría de pacientes responden bien con un calzado adecuado, control del peso y plantillas. En los casos en que no hay mejoría se indica la cirugía.

Dado que existen múltiples causas de metatarsalgia, la indicación quirúrgica y la técnica debe ser individualizada. Entre las intervenciones que se le pueden proponer están las osteotomías (cortes en los huesos para modificar su forma o su orientación) y las artrodesis o fusiones articulares, necesarias en algunos casos, cuando las articulaciones están desgastadas (artrósicas), para estabilizar una articulación con movilidad anormal o para corregir una deformidad. Para fijar estas osteotomías y artrodesis puede ser necesario el uso de implantes, placas y tornillos.

En ocasiones también se debe intervenir sobre los tendones, que puede ser necesario cortar o alargar en el pie o en la pantorrilla.

El período de inmovilización después de la cirugía puede ser de hasta 8 semanas con un calzado ortopédico que en la mayoría de casos permite caminar, pero se tarda aproximadamente 6 meses para volver a la actividad normal.